Los chalecos antipunzón más seguros del mercado

Los mejores chalecos antipunzón del mercado deben tener la mejor fiabilidad y protección a la vez que deberían ser cómodos. Necesitamos que nos sirva tanto en el interior como el exterior del uniforme. El chaleco antipunzón debe ser de fácil uso para realizar nuestra tarea, por lo que debemos tener en cuenta que a mayor protección las placas y el material serán más pesados. A lo largo de este artículo te daremos una serie de indicaciones que debe tener tu chaleco antipunzón.

  • Paneles de protección balística blanda, placas antitrauma, protección anticuchillo / antipunzón Esto es que en caso de que la protección balística no nos satisfaga del todo.
  • Fundas exteriores para poder usar las placas balísticas. Con estas no hay posibilidad de llevarla bajo la ropa porque abultan mucho.
  • Fundas interiores, esto es cuando solo necesitamos la protección blanda y por nuestro servicio no podamos llevar a la vista nuestro chaleco antipunzón.
  • La información que debe llevar nuestro chaleco antipunzón, para estar seguros de que adquirimos un producto de calidad y estar tranquilos a la hora de usarlo es:

-Las instrucciones de uso y mantenimiento para que nuestro producto nos dure el máximo de tiempo que recomienda el fabricante.

– La cara del cuerpo en algunos de los chalecos antipunzón nos indica la cara de la agresión y la cara del cuerpo para un correcto uso.

– Número de serie y lote de fabricación.

– Garantía de 5 a 10 años.

– Nivel de protección y normativa, y que no dé lugar a dudas sobre sus propiedades antipunzón o anticuchillo.

 

En que debemos fijarnos para elegir un chaleco antipunzón correcto

 

La distribución y el grosor balístico debe ser uniforme, debemos escoger por supuesto una talla adecuada a nuestra complexión física, en caso de no entrar en los estándares es recomendable hacerse uno a medida aunque nos salga un poco más caro.

Las fundas deben estar perfectamente alojadas, sin movimientos interiores. Tiene que llevar de cuatro a seis puntos de anclaje, en los hombros y laterales. Debemos mirar que todas las certificaciones no estén manipuladas, en caso de duda, debemos consultar con la empresa de fabricación. Y por último, y no menos importante, el material del exterior del paquete balístico tiene que ser de Akwadyne, Coolmax o parecido, para que extraiga el sudor del interior.

No debemos aceptar ningún chaleco antipunzón en el que la etiqueta del paquete balístico no indique el nivel de protección, el proveedor no detalle el nivel de protección en la factura, la envoltura del paquete balístico está cosida, la etiqueta del chaleco antipunzón no contiene toda la información o no indica la garantía, o si en la protección lateral, el panel delantero no monta sobre el trasero.

Nosotros tenemos productos que cumplen las normativas de la NIJ de protección, calidad y fiabilidad, nuestros chalecos son de interior y exterior. También te pueden servir para trabajos más peligrosos, como la vigilancia de furgones. Para ello te recomendamos el LITEFIT con placas duras de protección y en caso de trabajos más sencillos y de menos riesgos como por ejemplo vigilancia en centros comerciales te recomendamos el KEVLAR II.

Visita nuestra página y no dudes en poner en contacto con nosotros para solicitar más información de nuestros productos.

Protege tu teléfono sin apagarlo con nuestras fundas inhibidoras

El mercado de los dispositivos móviles no hace más que crecer día tras día en la actualidad. Hay ya cientos y cientos de marcas en todo el mundo que sacan a la luz nuevos terminales cada semana, pero muy pocos de ellos salen desde fábrica con una protección que permita a sus usuarios estar tranquilos porque sus datos, su información confidencial y sus archivos están a buen recaudo dentro de sus teléfonos móviles.

La única manera que se conoce de proteger los dispositivos móviles por la mayoría de la sociedad es instalar en sus terminales alguna aplicación antivirus, aunque los estudios demuestran que ni siquiera el diez por ciento de los usuarios de teléfonos móviles tienen en ellos instalada una aplicación de estas características, ni siquiera en su versión gratuita.

Ello permite que los hackers especializados en teléfonos móviles puedan campar a sus anchas en cualquier red Wifi pública, accediendo a todo tipo de información y archivos privilegiados con el motivo de sacar beneficio de ello. Esto es un problema especialmente para personalidades con cargos políticos o peso dentro de alguna empresa, ya que las conversaciones y archivos que pueden contener sus teléfonos móviles pueden poner en serio riesgo su carrera y su prestigio si algunos de ellos salieran a la luz por cualquier motivo.

No obstante, si eres una persona que sospecha que puede estar siendo atacada por uno de estos hackers, o simplemente te gustaría estar protegido, tenemos la solución para ti. Nuestras fundas inhibidoras de frecuencias protegen completamente tu teléfono de la entrada y la salida de datos y señales de cualquier tipo, sobre todo de tu teléfono personal, ya que es en los teléfonos móviles personales donde los hackers suelen encontrar la información que más dañina puede resultar en la esfera pública para sus usuarios.

Si quieres estar seguro de que mientras estás fuera de casa nadie podrá acceder a tu teléfono personal, sólo mételo dentro de esta funda hasta que vuelvas a tu hogar y puedes estar tranquilo porque nadie instalará en tu teléfono ningún malware de espionaje, ni podrá acceder a los datos que contiene.

¿Hasta qué punto son seguros los chalecos antibalas?

Los chalecos antibalas son un ítem de seguridad imprescindible para cualquier equipo de seguridad, tanto de empresas privadas como de las fuerzas de la ley. Sin ellos, correrían el riesgo de sufrir heridas mortales debido a disparos en zonas en las que cualquier penetración por este tipo de amenazas pueden convertirse en una amenaza grave para su salud.

No obstante, cabe decir al respecto que no todos los chalecos antibalas son iguales, ni todos sirven para lo mismo. No es lo mismo recibir un disparo de un rifle de alto calibre desde 1.000 metros de distancia con un chaleco tipo I, que con un chaleco antibalas tipo IV.

Y es en este sentido en el que nos preguntamos, ¿hasta qué punto son seguros los chalecos antibalas? Pues tal y como lo hemos mencionado, esto depende de la bala que se reciba, y del chaleco que se lleve puesto. Si hablamos de heridas con armas blancas, los chalecos tipo I con protecciones en los costados y la espalda son más que suficientes para proteger nuestro torso superior, si bien es cierto que todo chaleco tiene determinados puntos vulnerables, como por ejemplo en la axila, en el bajo vientre o en el cuello.

 

Chalecos antibalas para distintos calibres

 

Al fin y al cabo, son chalecos. En cuanto a los disparos, depende del calibre del arma con la que se dispare. Como ya hemos anticipado, hay cuatro tipos de chalecos antibalas, que van desde el tipo I hasta el tipo IV, cada uno está preparado para balas de distinto calibre, y en función tanto de la inversión que pueda destinarse a equipamiento de seguridad, como del riesgo que entrañe cada operación, será conveniente llevar uno u otro.

Por norma general, la policía suele llevar chalecos antibalas tipo II y tipo III, ya que son más que suficientes para detener impactos causados por calibres de pistolas y ametralladoras ligeras. No obstante, determinados rifles pueden penetrarlos si tienen suficiente calibre, razón por la cual para combate en zonas de guerra la mayoría de tropas especialmente preparadas suelen llevar chalecos antibalas tipo IV.

Si requiere de un chaleco antibalas para protegerse a nivel particular en caso de que asalten su vivienda o su negocio, en principio sobra con un chaleco antibalas tipo II. Aunque si no quiere destinarse mucha inversión a este tipo de protección, un tipo I le cubrirá de los disparos de la mayoría de pistolas con las que suelen ir armados los delincuentes.

Como puede observar, todo depende de la situación, y del riesgo. Si quiere saber más sobre chalecos antibalas, o tiene pensado adquirir uno, no dude en echar un vistazo a nuestro catálogo.

Qué tipos de chalecos antibalas existen

Para que usted se forme a nivel básico vamos a explicarle a grandes rasgos varias características de los chalecos antibalas. Comenzaremos con la función principal de los mismos, seguiremos con el material del que están fabricados y finalizaremos hablando sobre los tipos que existen y sus principales atributos.

 

¿Qué es un chaleco antibalas?

 

Un chaleco antibalas o chaleco balístico es una funda que se superpone encima de las prendas de ropa –y en ocasiones debajo- y sirve para proteger a una persona de las balas o impactos de varios tipos de armas. A pesar de que se suela pensar en este complemente como algo que solo se utilizan en cuerpos de seguridad del nivel de la policía, militares y todo tipo de instituciones, también es utilizado por empresas que disponen de vigilantes de seguridad –dependiendo del nivel de riesgo del trabajo-.

 

Materiales que forman un chaleco balístico

 

Actualmente los chaleco antibalas se crean utilizando Kevlar y Spectra. EL Kevlar es un material sintético. La fibra de la que está hecho combina una alta resistencia con un peso ligero y fue uno de los primeros materiales utilizados con este fin. Por otro lado, el Spectra es 10 veces más fuerte que el acero y resiste la penetración de un proyectil provocando un trauma menor, es decir, un golpe que puede dejar marca pero no herir. En ocasiones se utilizan materiales adicionales a estos dos para dar lugar a chalecos antibalas de niveles muy especiales.

Debe de tener claro que un chaleco antibalas le protege de heridas mortales, pero no evita sufrir un poco de dolor y que se le provoquen heridas, aunque sean leves.

 

Tipos de chalecos antibalas

Tipo II

 

Es el fabricado con el objetivo de detener el impacto de armas de mano. Soporte municiones de hasta 9mm del calibro 357. Son denominados antibalas suaves, ya que solo están formados por Kevlar o Spectra, sin ningún material adicional. Estos proporcionan una gran movilidad, e incluso pueden ser ocultados bajo la ropa.

 

Tipo III

 

Es el nivel más alto de chalecos antibalas y puede soportar hasta el disparo de una Magnum 44 o un 357 SIG o incluso rifles, armas de fuego de alta potencia. Dependiendo de si son tipo IIIA o III varía su movilidad y su rigidez. Los de tipo IIIA son más ligeros y de mayor movilidad que los de tipo III. Este último es considerado semi-rígido, ya que posee placas adicionales a los modelos anteriores por lo que pesa más.

 

Tipo IV

 

Este tipo de chalecos no está presente en el uso convencional. Es más indicado para casos extremos y en situaciones en las que deba intervenir un cuerpo de élite muy específico. Está formado por 4 placas y es más pesado y rígido que todos los anteriores. Puede soportar hasta munición de M2AP.

En nuestro catálogo tiene usted disponible chalecos de tipo II y de tipo III utilizadas normalmente por la policía local, la guardia civil o la policía nacional. Desde Chalecosantibalas.org le ayudamos a encontrar la comodidad y la seguridad al mismo tiempo.