Qué tipos de chalecos antibalas existen

Para que usted se forme a nivel básico vamos a explicarle a grandes rasgos varias características de los chalecos antibalas. Comenzaremos con la función principal de los mismos, seguiremos con el material del que están fabricados y finalizaremos hablando sobre los tipos que existen y sus principales atributos.

 

¿Qué es un chaleco antibalas?

 

Un chaleco antibalas o chaleco balístico es una funda que se superpone encima de las prendas de ropa –y en ocasiones debajo- y sirve para proteger a una persona de las balas o impactos de varios tipos de armas. A pesar de que se suela pensar en este complemente como algo que solo se utilizan en cuerpos de seguridad del nivel de la policía, militares y todo tipo de instituciones, también es utilizado por empresas que disponen de vigilantes de seguridad –dependiendo del nivel de riesgo del trabajo-.

 

Materiales que forman un chaleco balístico

 

Actualmente los chaleco antibalas se crean utilizando Kevlar y Spectra. EL Kevlar es un material sintético. La fibra de la que está hecho combina una alta resistencia con un peso ligero y fue uno de los primeros materiales utilizados con este fin. Por otro lado, el Spectra es 10 veces más fuerte que el acero y resiste la penetración de un proyectil provocando un trauma menor, es decir, un golpe que puede dejar marca pero no herir. En ocasiones se utilizan materiales adicionales a estos dos para dar lugar a chalecos antibalas de niveles muy especiales.

Debe de tener claro que un chaleco antibalas le protege de heridas mortales, pero no evita sufrir un poco de dolor y que se le provoquen heridas, aunque sean leves.

 

Tipos de chalecos antibalas

Tipo II

 

Es el fabricado con el objetivo de detener el impacto de armas de mano. Soporte municiones de hasta 9mm del calibro 357. Son denominados antibalas suaves, ya que solo están formados por Kevlar o Spectra, sin ningún material adicional. Estos proporcionan una gran movilidad, e incluso pueden ser ocultados bajo la ropa.

 

Tipo III

 

Es el nivel más alto de chalecos antibalas y puede soportar hasta el disparo de una Magnum 44 o un 357 SIG o incluso rifles, armas de fuego de alta potencia. Dependiendo de si son tipo IIIA o III varía su movilidad y su rigidez. Los de tipo IIIA son más ligeros y de mayor movilidad que los de tipo III. Este último es considerado semi-rígido, ya que posee placas adicionales a los modelos anteriores por lo que pesa más.

 

Tipo IV

 

Este tipo de chalecos no está presente en el uso convencional. Es más indicado para casos extremos y en situaciones en las que deba intervenir un cuerpo de élite muy específico. Está formado por 4 placas y es más pesado y rígido que todos los anteriores. Puede soportar hasta munición de M2AP.

En nuestro catálogo tiene usted disponible chalecos de tipo II y de tipo III utilizadas normalmente por la policía local, la guardia civil o la policía nacional. Desde Chalecosantibalas.org le ayudamos a encontrar la comodidad y la seguridad al mismo tiempo.